Emilio Granja es uno de los asesores financieros más reconocidos en el mundo de los negocios, su experiencia así lo valida.
Granja estudió en la Universidad Anáhuac, en donde se graduó como Ingeniero Civil, un título que le ayudó para realizar un doctorado en Estados Unidos, pero antes de ir a realizar ese doctorado tuvo la oportunidad de trabajar en el desarrollo de diversas construcciones dentro de México.

En su primer trabajo, Emilio Granja estuvo a cargo de una constructora dedicada a generar proyectos inmobiliarios dentro de Ciudad de México.
Posteriormente, participó como jefe de obra en la construcción del complejo turístico de Huatulco, esto sucedió en el año de 1990, año en el que dicho lugar turístico, tuvo un incremento importante en cuanto al número de visitantes.
Recordemos que este lugar turístico resalta por sus hoteles construidos sobre algunas colinas rocosas, lo que indica que fue un gran reto para los ingenieros que desarrollaron el lugar, pues esta infraestructura de ninguna manera afectó el panorama natural de la zona.

Los trabajos de Emilio Granja antes de ir a Estados Unidos a estudiar la maestría

Su último trabajo antes de ir a estudiar al extranjero, estuvo ubicado en Texcoco, en donde realizó un desarrollo urbano que dio cabida a miles de familias del Estado de México.
En este trabajo tuvo la oportunidad de crear el desarrollo sustentable de la zona, mismo que fue indispensable para que esa zona siguiera creciendo tanto de manera urbana como comercial.
En 1991 fu aceptado en la maestría de Cornnet University, escuela en la que aprendió sobre la gestión de proyectos urbanos y desarrolló habilidades para saber sobre la gestión de capitales dentro de estos complejos estructurales.
Al salir de la maestría se casó y de inmediato se integró en una empresa norteamericana que se dedicaba a la fabricación de equipos generadores de vapor.
Para 1993, Emilio Granja decidió integrarse a la banca corporativa. Es así como entró a Citibank para convertirse en uno de los asesores financieros más reconocidos de la banca mexicana.

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn