Canadá espera que Estados Unidos desista de retirar el capítulo 19 del texto, un punto clave de resolución de conflictos que históricamente ha perjudicado a los intereses de la primera potencia mundial.

Según este capítulo, un panel binacional adopta decisiones vinculantes en conflictos relacionados con subsidios ilegales y dumping. Y Washington quiere borrar este aspecto del nuevo tratado, pero las autoridades canadienses y mexicanas quieren que se mantenga sin cambios.

“Canadá mantendrá y preservará los elementos del TLC que consideramos clave para nuestro interés, incluido un proceso para asegurar que los aranceles antidumping y compensatorios se aplican solo de manera justa y con todas las garantías”, ha subrayado la canciller canadiense, Chrystia Freeland, en un acto celebrado en la Universidad de Ottawa.

Esta actitud de Canadá tiene un precedente: el Gobierno del país norteamericano, cuando el presidente era Brian Mulroney, retiró a su jefe negociador de las conversaciones de 1987 sobre el tratado comercial bilateral que rigió las relaciones comerciales entre Canadá y Estados Unidos entre 1988 y 1994, año en el que fue sustituido por el TLCAN.

La titular de Exteriores de Canadá ha afirmado sentirse “profundamente optimista sobre el resultado final” a 24 horas del inicio del diálogo trilateral en Washington. Su país protegerá el sistema de tarifas y cuotas que mantiene en un nivel elevado los precios de los productos lácteos en el mercado local y las importaciones, bajas.

En ese punto también se espera un choque entre los intereses canadienses y estadounidenses, ya que la Casa Blanca eliminar este esquema.

Canadá quiere un TLCAN más progresivo

Freeland, quien participará en la primera jornada de la renegociación del tratado, destacó la necesidad de introducir una mayor progresividad en el TLC. Dice que Canadá se basará en el CETA, el pacto comercial recientemente acordado con la Unión Europea y que espera la ratificación de los Parlamentos de los Estados miembros para su entrada en vigor.”Nos basaremos en las ideas del CETA, el acuerdo comercial más progresivo de la historia”, señaló.

Sin embargo, un punto en el que habrá diferencias de las autoridades canadienses con las autoridades mexicanas es que no hay un capítulo referente al mercado de trabajo en las conversaciones ni cuestiones ambientales al respecto. Ottawa también pondrá encima de la mesa nuevos capítulos sobre derechos de género e indígenas.

Para este país norteamericano, el TLCAN representa un tercio de su PIB. Las exportaciones a Estados Unidos suponen casi la mitad de su actividad económica y triplican en valor a sus intercambios comerciales con el resto del mundo. Poco más de la cuarta parte de los puestos de trabajo en el país norteamericano dependen directamente del comercio exterior.


Más información sobre economía e industria automotriz en el sitio de Francisco Mieres Fernandez

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn